En profundidad

10.08.2016 13:00 Antigüedad: 5 yrs

RECORRIENDO EL SISTEMA DE ARRANQUE

Todos los vehículos sin importar si son de tráfico liviano o pesado funcionan de la misma manera; están diseñados y fabricados con autopartes que cumplen una función específica dentro del auto, la cual en combinación con la actividad de otras piezas garantizan la marcha de éste.

Para ahondar sobre el sistema de arranque, sistema que permite básicamente iniciar el funcionamiento del motor, comenzaremos por retroceder un poco para conocer acerca de la historia de este sistema. Anteriormente en los vehículos fue usado el conocido sistema de arranque manual, este primer sistema consistía en que el conductor tenía que llevar una manivela, conocida también como cigüeña, lo que permitía que el motor funcionase de manera manual. Fue considerado un sistema bastante peligroso pues si la persona se distraía un poco podía llegar a recibir lesiones, ya que este mecanismo al lograr encender el motor giraba en sentido contrario, lo que podía causar diversas fracturas en brazos o quijadas.

Fue hasta el año 1911, cuando la General Motors, en su modelo Cadillac Touring Edition, inventado por Charles F. Kettering, junto con Henry M. Leland de Dayton Engineering Laboratories Company, instaló el primer motor de arranque eléctrico.

Cadillac Touring Edition, primer auto con arranque eléctrico.
Cadillac Touring Edition, primer auto con arranque eléctrico. Foto tomada de www.alltransportsvcs.com.

¿CÓMO FUNCIONA EL SISTEMA DE ARRANQUE?

El sistema de arranque eléctrico tiene como función proporcionar los primeros giros al motor para que éste se encienda. Para ello se utiliza un motor eléctrico que basa su funcionamiento en el principio de la ley de las cargas magnéticas. Su función comienza con el motor de arranque, el cual se activa a través de la corriente eléctrica que provee la batería al switch de ignición, que alimenta al sistema de encendido produciendo el salto de corriente necesaria para encender el vehículo y ponerlo en marcha.

El motor de arranque se encuentra conectado al cigüeñal (Pieza del motor que consiste en un eje con varios codos, en cada uno de los cuales se ajusta una biela, mecanismo que transforma un movimiento circular en un movimiento de traslación, o viceversa) del motor de combustión a través de un piñón también conocido como piñón bendix, que integra a la volante inercia del motor térmico.

Ya que un motor es incapaz de arrancar por sí solo, su cigüeñal debe ser girado por una fuerza externa a fin de que la mezcla aire-combustible sea tomada, dando lugar a la compresión y para que el inicio de la combustión ocurra. El arrancador montado en el bloque de cilindros empuja contra un engranaje motriz cuando el interruptor de encendido es girado, una cremallera engancha con el volante y el cigüeñal es girado.

La constitución interna del motor de arranque (o arrancador) es parecida a un motor eléctrico (Para más información consultar la Edición No. 27 de la Revista “Un Recorrido Electrizante”) la que se monta sobre el Cárter superior del motor del vehículo, de tal modo que el piñón que lleva en el extremo de su eje, engrane perfectamente con la corona dentada de la periferia del volante. De esta forma cuando gire el motorcito eléctrico, obligará a girar también al motor del automóvil y podrá arrancar. El tamaño del piñón depende de la velocidad propia del motor de arranque eléctrico.

Para el caso específico de los automóviles, el motor de arranque se desajusta a través de una palanca que se acciona por un solenoide (pieza del sistema de arranque encargada de impulsar el mecanismo de acople por medio de la horqueta para hacer un puente donde fluya la corriente eléctrica entre los contactos de la batería y el motor de arranque), sujeto al torso del motor de arranque.

Por su parte en las motocicletas el relevador o dispositivo magnético va instalado por separado y únicamente nutre la corriente; el acople/desacople del piñón bendix se lleva cabo a través de inercia y rueda libre. Las motos usan un motor térmico, entendido como una máquina térmica que transforma el calor en trabajo mecánico por medio del aprovechamiento de temperatura entre una fuente de calor (foco caliente) y un sumidero de calor (foco frío); cuando este motor arranca la diferencia de velocidades expulsa el piñón hacia atrás.

En los vehículos industriales, es decir, los de motores un poco más grandes, el piñón se traslada unido con el inducido o rotor (elemento de transferencia mecánica, ya que de éste depende la conversión de energía eléctrica a mecánica), a través de medios electromagnéticos. En un inicio engrana por medio de una alimentación en paralelo de las bobinas inductoras. Al acoplarse, la fuerza se incrementa porque se abastece con una bobina inductora (componente pasivo de un circuito eléctrico que, debido al fenómeno de la autoinducción, almacena energía en forma de campo magnético) en serie. El proceso finaliza al momento que se corta la alimentación al relé, dispositivo electromagnético que, estimulado por una corriente eléctrica muy débil, abre o cierra un circuito en el cual se disipa una potencia mayor que en el circuito estimulador, que también está integrado con el motor de arranque.

El sistema de arranque de cualquier vehículo permite encender el motor, consiguiendo el primer impulso o primer tiempo de expansión o fuerza para que éste inicie su marcha sin ningún contratiempo; a través de éste se puede accionar el movimiento, pero si por algún motivo este sistema no funciona correctamente, es necesario identificar la falla o avería que se pueda estar presentando, y por mínima que sea se debe tener precaución y revisar cada una de sus piezas, para así poder garantizar el buen desempeño del sistema y por ende el buen funcionamiento del vehículo durante su trayecto.

TENGA EN CUENTA
  • Realizar la revisión del estado de carga de la batería, verificar que las conexiones estén limpias y bien aseguradas, el nivel de electrolito y que la batería se encuentre bien sujeta a su base.
  • Cambiar las piezas del motor de arranque que estén sujetas a desgaste como cepillos o carbones, los cojinetes, estos últimos cuando los motores son engranajes planetarios.

De su interés

REVISTA AUTOPARTES

EDC. 36: El mantenimiento de su vehículo es indispensable ya sea cada vez que salimos a carretera, por la seguridad de quienes transitan en ella, o en el diario vivir. Es preciso hacer una valoración exhaustiva de su vehículo y recuerde siempre realizarla en los centros de servicio autorizados.

ÚLTIMAS NOTICIAS

22:32
Cat: En profundidad
22:32
Cat: Invitado Especial
22:32
Cat: Lo último
14:36
Cat: Datos curiosos
21:36
Cat: Nuestra Editorial
21:16
Cat: En profundidad
Mostrando resultados 1 a 7 de un total de 219